lunes, 30 de septiembre de 2019

Trek Procaliber 9.8 SL

Hola de nuevo, pues si, por aquí andamos otra vez, parece que ciertos cambios recientes me han llevado a cultivar unas ganas de escribir que hace tiempo no tenía y parte de esas ganas vienen debido a mi cambio de montura, si, cambié la Giant XTC, bueno, lo que quedaba de ella claro, pizas originales solo tenía ya el cuadro.

Di el salto a una Trek Procaliber 9.8 SL montada como mi horquilla Fox Factory y unas ruedas Bontrager kovee Pro que te quitan el sentido.





Como podéis ver en el vídeo, la talla me viene algo justa, pero es que me gustan las bicis nerviosas, manejables, cierto es que voy a tener que meterle una potencia de 100 o 110, pero me da igual, la Trek tiene una geometría espectacular, es super divertida y muy estable en bajadas, el angulo de ataque de la pipa de dirección parece de bici de descenso, de hecho lleva una potencia de - 17º creo y no se nota prácticamente

Debajo os dejo un par de vídeos mas para que veáis que tal se desenvuelve.



.
Bueno, como vuelta ya está bien, a ver si poco a poco se me van ocurriendo rollos para soltar y vengo aquí a aburriros.

Un saludo! Nos vemos en los caminos!

martes, 7 de marzo de 2017

Corro porque la vida es un teja.

Algunas veces, yo mismo me pregunto, sobre todo cuando el corazón está a punto de estallar en medio de alguna serie o durante cualquiera de las carreras a las que participo, porque lo hacemos, porque vivo obsesionado con terminar de estudiar una carrera, en intentar viajar con mi familia, en sentarme en una piedra rodeada de vinagrillos junto a mis perras, jugar a hacer el mono con mis peques, o simplemente quedarme mirando cuando los tres duermen, porque?

Pues corro, salto, bailo, río, lloro, leo, estudio, siento, porque la vida es una teja, si, la vida es tan simple y compleja a la vez que solo se puede resumir en una teja, como dijo Pablo R a e z en el vídeo que ha llegado a mi de casualidad esta mañana y que os dejo al final del post, ese héroe que nos ha llegado al corazón por muchas razones pero una de las principales es que Pablo es mucha gente a la vez, es ese amigo, familiar, conocido, pareja, compañera, hermano, hijo, ha representado mucho, porque el cancer es esa mierda que nos ha tocado vivir o mas bien sufrir, pero su mensaje es claro y conciso "La vida es así, a cualquiera de nosotros nos puede caer una teja o atropellar un coche" es decir "vive!"

Se que soy muy pesado con estos temas, que cada poco tiempo escribo sobre algo parecido pero que en esencia viene a decir lo mismo, que estamos aquí de prestado, que mañana en un breve instante de tiempo todo se puede torcer y entonces será cuando nos demos cuenta de que ya no podemos hacer todo aquello que quisimos hacer.

Por todo eso es por lo que hago todo lo que hago, o al menos lo intento, el porqué de correr, bailar, soñar, saltar, leer, reír, amar, llorar, porque he llorado y bastante, por lo bueno y por lo malo, sigo queriendo a aquellos y aquellas que quise, porque todos formaron una parte muy importante de mi en algún momento de mi vida, familiares, amigos, parejas, compañeros... por eso quise y seguiré queriendo a tantos y tantas, otra cosa es que sea un rancio y no sepa expresarlo (estoy trabajando en ello)

En resumen, sea lo que sea que hagas hazlo por aquellos que no pueden, pero sobre todo hazlo por ti, porque solo lo vas a poder hacer una vez.

Héroe.

Un saludo.

martes, 31 de enero de 2017

Pido perdón

Un día te levantas al alba enciendes todos tus dispositivos que te abren la ventana de a la red y te enteras de que un chaval, un colega que formó parte de una de las mejores épocas de tu vida se ha suicidado, si, cierto es que no nos unía una gran amistad, pero un mínimo contacto habíamos seguido manteniendo, eso si, por redes sociales, medio por el que todo parecía ir bien, todo llevaba un buen rumbo y solo percibías sonrisas y alegrías, malditas redes sociales! Si, malditas, lo digo con todo mi corazón, lo digo con todo el derecho del mundo y por la misma razón pido perdón.
Pido perdón por haber dejado que las facilidades que nos aportan los medios de comunicación actuales hayan deshumanizado mis relaciones con muchos de mis conocidos y amigos, es cierto que si no fuera por ellas mi vida no me permitiría mantener una relación diaria con prácticamente ninguno de vosotros pero al menos, por un medio tan natural como una llamada telefónica, tan solo una esporádica llamada a aquellos mas cercanos, amigos que son mas que amigos, que son parte de tu familia, me hubiera permitido percibir que algo no iba bien, que algo fallaba, o tal vez tomando un café me habrías dicho que a esa persona tan importante para ti le pasaba algo, pero no.

Es evidente que la redes sociales y clientes de mensajería (que para mi también son redes sociales) son un gran medio de comunicación, portadores en muchas ocasiones de buenas y grandes noticias, nacimientos, victorias, logros... pero el doble rasero de las mismas está ahí y es única e irremediablemente nuestra responsabilidad, mi responsabilidad porque soy yo el que tiene que saltar esa frontera, deshacerme de esa dejadez en el momento de decir "mañana tengo a ver si me acuerdo y llamo a este o al otro".

He permitido que las redes de comunicación actuales hayan sustituido a una mirada a los ojos, al tono de tu voz, a un abrazo y eso no puedo perdonármelo.




No, no es una manera de flagelarme, no es una manera de autocompadecerme, es simplemente mi manera de pediros perdón a todos y todas, que si, que la vida nos ha separado es indiscutible, que no puedes mantener contacto directo con todos, es mas que evidente, pero hay algunos con los que no puedo permitirme eso y considero que es culpa mía.


Con esto no estoy maldiciendo las redes sociales o internet en general, ni mucho menos, de hecho es paradójico que esté diciendo esto por medio de mi blog, las redes son una gran herramienta, igual que lo es el coche, el ascensor, el mando a distancia o la televisión, pero no es excusa para dejar de ir andando a los sitios de vez en cuando, subir por las escaleras o usar el mando para apagar la televisión en vez de hacer zapping mirando a la caja tonta alienados, no hay excusas.




jueves, 19 de enero de 2017

Tan solo imagina

Imagina un día normal, de esos en los que decides salir a correr por uno de tus montes habituales, un día en el que, de manera excepcional pronostican la posibilidad de que nieve y puedas disfrutar de unas vistas que no volverás a ver en tu vida, en un monte que nevado parecía un paraíso, peligroso pero un paraíso.

Imagina que de repente te sorprende una nevada digna de una tormenta en medio de la Cordillera de los Andes, dejas de ver el camino por el que ibas transitando y empiezas a confundirlo con el resto del terreno todo inmerso en un banco de niebla que no te permite buscar esos puntos de referencia que te llevarían a buen puerto.

Supón que llegas a un punto en el que crees que empiezas a bajar por el camino de vuelta y el producto de la suma de factores como el miedo, el cansancio y sobre todo el frío, te llevan a confundir el camino y acabas entrando en una zona que te atrapa, quedando como únicas salidas subir y enfrentarte a la nieve.

Ahora deja de imaginar y simplemente te pido que recuerdes la última vez que llegaste a casa en tu coche, lloviendo, con ese viento infernal que te ducha por todos los lados de tu cara, como te bajaste del coche corriendo agobiado y no atinabas a abrir la puerta, pues imagina lo mismo pero diez mil veces mas agobiante.

Pues así ha sido, imprudente? es posible, pero tan imprudente como salir a correr otro día cualquiera y caerte debido a un tropiezo absurdo, que no llevar teléfono móvil es una locura? Eso es innegable, que no iba con la ropa adecuada y encima ignorando la alerta de frío y nieve? Totalmente cierto, y?

Te voy a pedir un último ejercicio mental, imagina que de repente, con un simple mensaje recibido en el móvil, un montón de gente coge la ropa de montaña de la que dispone y sin pensárselo se tiran al monte de manera totalmente altruista, llegando a estar hasta 14 horas bajo la nieve y el viento helado dela noche, porque así ha sido, a Alberto no lo conozco, pero si conozco a muchos de los que ayer y hoy han estado buscando, gente a la que antes admiraba en mayor o menor medida, pero ahora los admiro un poco más si cabe y os preguntareis por qué...

Porque son gente que aman la montaña y todo lo que ello conlleva, saben que en cualquier momento podrían ser ellos, conocedores de las cualidades que poseen, de que muy poca gente conoce caminos y senderos como ellos, héroes anónimos que no han dudado ni un segundo en calzarse las botas para pasar durante horas frío un frío que se te acaba metiendo hasta los huesos, sin importar el como o el porqué de que ese chaval estuviera perdido por el monte Roldán, simplemente había que encontrarlo y punto.

Para mi son héroes, miembros de una gran familia formada por todos y cada uno de los que amamos la montaña en todas sus facetas, por eso hay costumbre de saludar siempre en la montaña, cada uno aportó su pequeño grano de arena, ya sea durante una hora o catorce, da igual, es le hecho en si, ese vínculo que te une a esa persona perdida sin conocerla de nada, es alguien que te necesita y tu eres su única esperanza, cuando vives algo así, cuando experimentas ese sentimiento de querer salir corriendo a ayudar en lo que puedas, has experimentado una sensación, un cambio irreversible, te has sentido dentro de esa familia que forma la montaña, porque si, cualquiera sale a pasear al monte, pero no, no todo el mundo está dispuesto a poner en riesgo su salud o su integridad, o simplemente no todo el mundo puede.

Yo tengo la suerte de tener buenos amigos entre esos héroes, alguno de ellos son grandes alpinistas con mucha experiencia pero también tengo a otros que no lo son tanto pero no dudaron en organizarse para personarse esta mañana y ofrecer su grano de arena y no olvidemos que todo, hasta la mas mínima ayuda es mas que nada, en serio, mi absoluta admiración a todos y cada uno de ellos, saben que lo digo con toda la sinceridad del mundo.

No hay que olvidar a todos los miembros de los equipos de rescate profesionales que han desarrollado una perfecta labor. Gracias por estar ahí.


Ahora, solo imagina que eres tu... no te gustaría saber que te van a estar buscando hasta encontrarte? A mi si y no tengo ninguna duda de que algunos no descansarían hasta encontrarme y espero que sepan que así haría yo.

Por último una simple llamada a la razón, recordad que no somos indestructibles, que vivimos confiados con que nunca nos va a pasar nada y olvidamos que en el monte/montaña estamos a merced de la montaña, que no hay que bajar la guardia nunca, son pocas las medidas de seguridad que hay que llevar a cabo, un simple teléfono móvil habría dejado esta aventura en una simple anécdota y el hecho de no llevar la ropa adecuada a la situación climatológica también, lo dicho, tened cuidado y sentido común y no olvidéis...

 Nunca perdáis la esperanza, alguien os estará buscando seguro.


Un saludo, nos vemos en los caminos.









martes, 29 de noviembre de 2016

CxM Cartagena TRAIL

Hubo un tiempo en el que los valientes se forraban en pesadas armaduras y cargaban singulares espadas, partían de sus casas dejando atrás a sus familias con la incertidumbre de no saber si regresarían o perecerían en el campo de batalla, pero cabalgaban sin mirar atrás ante la certeza de que esa era la única forma posible de luchar por la libertad de sus seres queridos.

Hoy, por suerte, de esos tiempos solo quedan antiguos recuerdos que han perdurado en negro sobre blanco, actualmente los valientes viven camuflados entre el común de los mortales, dormitando ante la carencia de las exigencias que otras épocas les hubieran impuesto, pero de vez en cuando los tambores de batalla resuenan, una voz clama desde su interior y sienten la necesidad de liberar algo, de soltar una bestia que mantienen aletargada en su interior esperando actuar y yo tengo la suerte de conocer a muchos de esos guerreros en la sombra, de conocerlos muy bien, tanto como para vibrar con sus batallas como la que tuvo lugar este pasado domingo, cuarenta y tres kilómetros de caminos, sendas conejeras, subidas infinitas y bajadas que ponen a prueba hasta al mas rudo de los guerreros y guerreras, la X Cartagena Trail.

Una de las carreras de montañas mas duras de la zona, mas de 2400 metros de desnivel positivo, subiendo cuantos picos se pudieron encontrar en el trayecto que hay entre La Azohia y Canteras, muchos empezaron pero, por desgracia, no tantos terminaron y es que la dureza de este tipo de pruebas pone contra las cuerdas a cualquiera, pero no vengo a hablar de la prueba en si, que es magnífica y espero poder correrla algún día, solo quiero intentar homenajear a quienes no dejan de sorprenderme cada día mas, a esos luchadores que sin miedo, viven la vida dejando libre a ese animal que llevan en su interior y sufren para llegar a meta llorando en ocasiones, algo que puede verse absurdo para los que lo observan desde el cómodo sofá de sus casas, pero para algunos que lo entendemos se convierte en puro espectáculo, desde la impresionante gesta de aquel a quien se le viene llamando el Dios de la montaña Murciana, el señor Francisco Diaz del Pozo, entre amigos Xisco, que voló durante 4 horas, 21 minutos y 42 segundos para llegar en primer lugar y merecerse esta impresionante foto.

https://www.facebook.com/Fotografia2xjavi/photos/ms.c.eJxFU9mRxTAI62iH29B~;Y5uIZ~_VXowuM1TqiLExL20~;96QIVbZ1iQuAA0PMDVOqVpNpltMWkVs1ltLyM8P4BLvJ4xHSQMWDYlcigR9rtoVOI7euhPi~_gkdfUCqZJhqK6Hlb3fIsdLaYA6PxSZlOSw~_UO5xewnWWYkoYUN8YucAiYr~_SammFBh9M~_YkiSktAdjrG1C4pPsj2~_fQw8nsXR42wxPlQlAKVHNnrMTTFtmAo3JguocGNr2ocShwff1raYs5i74BxMLyMPGEXg7NEFn6EEKRZkoGkdNu19bD6D7QU5d2rjC3DrE~;DIw1n2PuYO9xSFRG~_s44JieEEe2Id9gBZMnVeoA0kRcFyQ9a3uucfvHC7x2OJkxDaVQ48B8H2xyP2m~;g~_RF8DS.bps.a.1284460844951867.1073742067.318979468166681/1284462824951669/?type=3&theater



Hasta tantos otros que estallaron ante la emoción de la gloria.


Muchos son los que conozco que corrieron esta maravillosa carrera pero de entre todos ellos, tres me siguen sorprendiendo cada día mas





Tres titanes, tres corredores que luchan y mucho para poder entrar en meta, que no los he visto rendirse todavía en ninguna de las batallas en las que he tenido el gusto de verles participar, esta vez me he quedado con la pesadumbre de no poder verles entrar en meta, pero se que a los tres se les puso un nudo en la garganta al cruzar la tan ansiada línea, lo se porque empiezo a conocerlos y se percibe ese amor por la épica de este bonito deporte, tal vez no hagan marcas desorbitadas, es posible que no ganen nunca, somos parte del pelotón, somos conscientes de ello, pero el simple hecho de intentarlo, sufrirlo y lograrlo para después comentarlo como si de críos el día de reyes se tratase, con la misma emoción de aquel que aprende a montar en bicicleta por primera vez, ya merece la pena, enhorabuena de verdad, sabéis que os lo digo de corazón, sois muy grandes y os quedan muchas batallas por disfrutar.






Y a todos los demás... no ceséis, no os rindáis, seguid luchando, seguid madrugando, seguid paso a paso, que al final solo nos va a quedar el recuerdo de lo inmaterial, todo lo demás es prescindible.


Nos vemos en los caminos.



domingo, 13 de noviembre de 2016

IX Roller Master Trail


Roller Master Trail,  24200 metros, 1400 metros de desnivel positivo y unos 3000 acumulados, una gran carrera, una muy bonita y altamente recomendable carrera, pero eso si, es dura, muy dura.

Podría hablaros de la gran gesta que ha hecho el señor Francisco Diaz Pozo parando el crono en nada mas y nada menos que 2:08:31 horas, impresionante, también podría hablaros de otros talentos como Edu Chordá, gran triatleta, increíble corredor de montaña y una excelentísima persona que ha estado enorme luchando ese segundo puesto, de igual manera y como no, podría extenderme durante líneas y líneas hablando del incombustible Francisco Yedra, que hace una semana estaba reventando el crono en la Yeti Challenge y hoy ha gastado hasta la última gota para llegar a meta y recibir ese merecidísimo premio y no me refiero al trofeo xD o ese otro gran triatleta, que aún con la maquinaria a medio gas ha cruzado meta en 2:37:14, casi nada, Sir Paez, que crack, mención aparte se merecen Javier Larios, Jose Morales y Miguel Sanchez, titanes anónimos con humildes marcas pero, guerreros, grandes y triunfantes guerreros...

Y a eso he venido aquí, a este rincón de internet, a hablar de los guerreros, a decir que ahora entiendo ciertas cosas, ahora entiendo a esa gente que entra en meta a punto de desfallecer, o aquellos que entran andando gastando los últimos cartuchos, les entiendo.

La historia es que, mientras me encontraba "corriendo" por los montes de la zona por los que ha transitado la Roller Master, he tocado fondo, digamos que, si no entrenas por montaña, por muy en forma que estés, no andas, puede que subas bien, incluso puede que por los pocos kilómetros llanos que te encuentres, lleves un buen ritmo, pero bajando, hay amigo bajando, ahí las piernas te pueden decir basta y así lo he vivido hoy, hecho que me ha llevado a sufrir durante kilómetros como nunca antes lo había hecho y es ahí donde he sido consciente de lo que les lleva a algunos a desfallecer en meta.

Todos tenemos nuestra guerra, puede ser algo que para ti o para mi no signifique nada, pero para el si, para el es una lucha, para el puede suponer un antes y un después en su vida, no sabemos la razón por la que se deja la piel hasta entrar en meta, tal vez ni tan siquiera el la sepa, yo hoy no la sabía, no entendía la razón por la que seguía bajando de lado sin doblar las rodillas en la absurda creencia de que así no me dolerían las fascias o como se diga. Aún ahora, en casa, descansado, se me inundan los ojos recordando el dolor y la impotencia de no poder correr ni tres pasos seguidos, pero de repente recuerdo los últimos metros, los últimos minutos con mi pequeña en brazos y mi mujer, familia y amigos animando desde el otro lado de la valla...

Y entonces si, ahí si que se me inundan los ojos, esa es mi razón, esa ha sido mi lucha, mi guerra, porque todos somos guerreros, hemos tenido la suerte de nacer en un momento y lugar envidiables, tenemos la fortuna de poder correr, de poder disputar estas carreras, de simplemente andar, de elegir, de vivir, por eso nuestro adn nos pide luchar contra el mas bravo y letal de los enemigos a los que te puedas enfrentar, contra nosotros mismos y esas batallas son las mas duras, no hay opción, hay que luchar, no olvidemos que en otro tiempo fuimos supervivientes, eso se quedó ahí, grabado a fuego en nuestra mente y solo en ciertas situaciones es cuando sale a flote, anula cualquier posible raciocinio y simplemente sigues corriendo.

Por eso ahora, cuando vea esos vídeos de gente desfalleciendo en meta, jamás volveré a faltarles el respeto diciendo que "Yo no lo entiendo, como se la juegan así si no van a ganar" porque ahora entiendo que "ganar" es un término relativo, ganar que? tal vez "el o ella" no luche por ganar la carrera de ese día, tal vez su carrera venga de tiempo ha, es posible que entrar en meta para esa persona represente mucho mas que una simple meta, así que, desde aquí quiero pedir disculpa a todos esos titanes, desde aquellos que rompen la cinta al entrar, como a los que entran andando tras cinco horas al sol por los montes de la zona, que también hay que hacerlo, porque...


Todos son guerreros y guerreras.


Un saludo, nos vemos en los caminos.



P.D.- Mi mas sincera admiración y respeto a esa escoba de la Roller Master que hacen su función sin rechistar lo mas mínimo.

lunes, 29 de agosto de 2016

Probando Jamón

Durante mis algo mas de veinticinco años practicando deporte, he podido conocer a multitud de deportistas de todos tipos y clases. Me he encontrado y compartido entrenamientos con iniciados entusiastas que se dejaban las yemas de dedos en la pared, he disfrutado del talento de algunos de los mejores escaladores del mundo, he rodado kilómetros con profesionales del ciclismo y con aficionados cuasi profesionales cuyo nivel no tiene nada que envidiar al de un profesional, incluso me he encontrado con talentos innatos para el deporte y luego esta Miguel... 









Todo empezó unos días atrás cunado me llegó su propuesta por mensaje - "Te vienes a Totana en mi coche el domingo a las 6 de la mañana... Para ascender el Collado Bermejo???"  Ninguno de los dos habíamos subido antes, al menos en bicicleta, pero ambos teníamos ganas de hacer algo así, la otra opción sería salir desde casa y clavarte mas de 150 kms con un puerto de categoría especial de por medio, así que, la ocasión era inmejorable, ambos con familia y responsabilidades eramos conscientes de que el madrugón merecía la pena... y tanto que así fue.

Llegamos al precioso pueblo de Alhama cuando todavía estaban asomando los primeros rayos de sol, el tiempo justo de preparar las máquina, los atuendos de batalla, agua, geles y demás enseres necesarios, tras lo que comenzaron nuestras primeras pedaladas.



Ya desde un principio, conscientes de lo que nos esperaba, mas de 25 kms subiendo, llevamos una ritmo relajado, el momento así lo pedía, ya que las vistas a esas horas de Alhama vista de los primeras curvas de la subida, no tienen precio.

No había opciones, decidimos subir juntos, habíamos venido juntos e íbamos a coronar juntos y así fueron cayendo los primeros kilómetros, las primeras curvas, serpenteantes trazados de curva tras curva, que nos dejaban asombrados de lo bonitos que eran. Esto puede sonar raro, pero solo lo entenderás si te apasiona este deporte, si eres de los que captura ese fotograma en tu memoria que está compuesto de una curva seguida de su contracurva con la luz de las primeras horas de la mañana incidiendo lateralmente, haciendo que las diferentes inclinaciones de la calzada se perciban claramente y el juego de luces resalte el contraste del asfalto y las líneas dibujadas en el, disfrutando cuando te imaginas visto desde atrás, apretando las bielas de tu bicicleta pedalada tras pedalada... si, nos gusta.

Los primeros kilómetros fueron muy relajados, nos encontramos con muy poca gente, nos dimos el gusto de poder ir hablando y comentando el paisaje, yo de vez en cuando le animaba, le recordaba donde estaba subiendo y que estábamos pisando el mismo asfalto que habían pisado grandes leyendas como el desaparecido Marco Pantani "il Pirata", así, poco a poco, llegamos al Centro de visitantes de Ricardo Codorniu.  



Miguel quiso, con muy buen criterio, parar medio minuto y tomarse un gel allí, no había prisa ninguna y eso pudo marcar la diferencia de poder o no poder llegar a la cima. A partir de ese punto, la cosa ya empezaba a apretarse un poco, atrás quedaron ya las rampas del 9% y comenzaban a asomar algunas del 12 y las tan temidas y deseadas curvas de herradura, esas con las que se salvan grandes desniveles y que a los ciclistas nos gustan tanto puesto que ellas, las bicicletas parece que incrementan su peso en varias decenas de kilos.


Ya se divisaba el Collado Bermejo, unas últimas curvas y allí nos pusimos, algo mas de 20 kms en una hora y cuarenta y ocho minutos, pero no hubo descanso, conforme llegamos, giro a la derecha y afrontamos la subida al EVA 13, a eso habíamos venido, a apretar los dientes.




En ese momento ya se acabó el paseo, ciertos desniveles ya no te permiten ir de manera relajada, la bicicleta al fin y al cabo no sube sola y los desarrollos de las bicis de carretera no te permiten llevar una excesiva cadencia en este tipo de subidas, así que las cosa se endurecía, pero Miguel, lejos de amilanarse, como gran ciclista, conocía el recorrido al dedillo, no había subido nunca en bici, pero sabía lo que nos esperaba, unos últimos 5 kms de auténtica lucha -"15% Miguel, dale duro!", comencé a animarle toda vez que me fijé en su cara y pude darme cuenta de que iba sufriendo, apretando los dientes mientras agarraba el manillar y se batía ne duelo con cada martillada de bielas.


Pero ahí, en los momentos de duda, de flaqueza, cuando las fuerzas comienzan a volar, a desaparecer y te asalta la tentación de abandonar, tan sencillo como echar pie a tierra y descansar unos segundos, nadie te va a increpar nada, no eres ningún profesional, no pretendes ganar el campeonato del mundo, no hay reglas, solo quieres subir, solo en esos momentos es cuando aflora el verdadero gen de superación, eso que nos engancha a volver y a seguir sufriendo gratuitamente, cuando toma forma nuestra pasión por lo que hacemos, sea lo que sea.



a ritmo constante, cual arroyo que transcurre horadando la roca despacio, sin prisa pero con la fuerza de la perseverancia, Miguel vio su sueño cumplido, no sin antes haberme pegado tres o cuatro gritos para que me callara y dejara de animarle, cosa que es completamente comprensible cuando vas en estado de concentración absoluto para no dejar de pedalear, cuando tus fuerzas van tan justas que el mero hecho de pararte y bajar de la bici te supone un esfuerzo brutal, pero en esas situaciones no puedes dejar de animar, aunque te grite y te pida que te calles, sabes que lo necesita, lo se porque lo he vivido, he estado a punto de bajar la marcha en algunas subidas y gente como mi cuñado, Fulgen, Benji, me han animado para seguir dando pedales y también los mandaba a la mierda pero... necesitaba esos ánimos, así que me daba igual, yo había decidido llevar a ese jabato hasta su cima deseada y por su cara sabía que iba sufriendo y mucho, no podía dejarle colgado a dos kilómetros de su sueño.

Cima! Una cima impresionante, un puerto de los de verdad, nada mas y nada menos que 25 kms de subida, todo un lujo en la puerta de casa, un templo que espero sea conservado como se merece por todos nosotros, aunque he de decir que algún gel de pseudopro me encontré por ahí tirado, mal señores y señoras, mal.

Una vez coronado el pico, nos dirigimos hacia Totana, la idea era volver por el mismo camino hasta el coche pero decidimos a última hora bajar por ahí y enfilar el trasvase hasta Alhama de Murcia y que maravillosa idea, primero por el regalo que la naturaleza nos dio al mostrarnos un zorro a menos de dos metros que se nos quedó mirando, precioso y luego, por la maravillosa carretera de Santa de Totana, creo que ha sido la vez que mas he disfrutado de esa sensación de desplazarte sin hacer ruido, de deslizarte por el asfalto tumbando curva tras curva bajo unos imponentes pinos por los que la luz del sol pasaba humilde para iluminar una carretera preciosa, que manera de disfrutar.









Y así llegamos al coche, tras 62 kilómetros por Sierra Espuña, una ascensión en la que he aprendido mucho, he disfrutado mas y en la que he sido testigo de lo que el amor por este deporte puede conseguir de cada uno de nosotros, porque, el mundo está lleno de pros con sus tiempos, sus segmentos, carbono y pesos pluma, pero tal vez necesitemos mas soñadores, mas exploradores de la épica, apasionados como Miguel que simplemente quieren disfrutar de lo que hacen. Bravo Miguel, eres un crack!











Trek Procaliber 9.8 SL

Hola de nuevo, pues si, por aquí andamos otra vez, parece que ciertos cambios recientes me han llevado a cultivar unas ganas de escribir que...