Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Pido perdón

Imagen
Un día te levantas al alba enciendes todos tus dispositivos que te abren la ventana de a la red y te enteras de que un chaval, un colega que formó parte de una de las mejores épocas de tu vida se ha suicidado, si, cierto es que no nos unía una gran amistad, pero un mínimo contacto habíamos seguido manteniendo, eso si, por redes sociales, medio por el que todo parecía ir bien, todo llevaba un buen rumbo y solo percibías sonrisas y alegrías, malditas redes sociales! Si, malditas, lo digo con todo mi corazón, lo digo con todo el derecho del mundo y por la misma razón pido perdón. Pido perdón por haber dejado que las facilidades que nos aportan los medios de comunicación actuales hayan deshumanizado mis relaciones con muchos de mis conocidos y amigos, es cierto que si no fuera por ellas mi vida no me permitiría mantener una relación diaria con prácticamente ninguno de vosotros pero al menos, por un medio tan natural como una llamada telefónica, tan solo una esporádica llamada a aquellos …

Tan solo imagina

Imagina un día normal, de esos en los que decides salir a correr por uno de tus montes habituales, un día en el que, de manera excepcional pronostican la posibilidad de que nieve y puedas disfrutar de unas vistas que no volverás a ver en tu vida, en un monte que nevado parecía un paraíso, peligroso pero un paraíso.
Imagina que de repente te sorprende una nevada digna de una tormenta en medio de la Cordillera de los Andes, dejas de ver el camino por el que ibas transitando y empiezas a confundirlo con el resto del terreno todo inmerso en un banco de niebla que no te permite buscar esos puntos de referencia que te llevarían a buen puerto.
Supón que llegas a un punto en el que crees que empiezas a bajar por el camino de vuelta y el producto de la suma de factores como el miedo, el cansancio y sobre todo el frío, te llevan a confundir el camino y acabas entrando en una zona que te atrapa, quedando como únicas salidas subir y enfrentarte a la nieve.
Ahora deja de imaginar y simplemente te…