domingo, 13 de noviembre de 2016

IX Roller Master Trail


Roller Master Trail,  24200 metros, 1400 metros de desnivel positivo y unos 3000 acumulados, una gran carrera, una muy bonita y altamente recomendable carrera, pero eso si, es dura, muy dura.

Podría hablaros de la gran gesta que ha hecho el señor Francisco Diaz Pozo parando el crono en nada mas y nada menos que 2:08:31 horas, impresionante, también podría hablaros de otros talentos como Edu Chordá, gran triatleta, increíble corredor de montaña y una excelentísima persona que ha estado enorme luchando ese segundo puesto, de igual manera y como no, podría extenderme durante líneas y líneas hablando del incombustible Francisco Yedra, que hace una semana estaba reventando el crono en la Yeti Challenge y hoy ha gastado hasta la última gota para llegar a meta y recibir ese merecidísimo premio y no me refiero al trofeo xD o ese otro gran triatleta, que aún con la maquinaria a medio gas ha cruzado meta en 2:37:14, casi nada, Sir Paez, que crack, mención aparte se merecen Javier Larios, Jose Morales y Miguel Sanchez, titanes anónimos con humildes marcas pero, guerreros, grandes y triunfantes guerreros...

Y a eso he venido aquí, a este rincón de internet, a hablar de los guerreros, a decir que ahora entiendo ciertas cosas, ahora entiendo a esa gente que entra en meta a punto de desfallecer, o aquellos que entran andando gastando los últimos cartuchos, les entiendo.

La historia es que, mientras me encontraba "corriendo" por los montes de la zona por los que ha transitado la Roller Master, he tocado fondo, digamos que, si no entrenas por montaña, por muy en forma que estés, no andas, puede que subas bien, incluso puede que por los pocos kilómetros llanos que te encuentres, lleves un buen ritmo, pero bajando, hay amigo bajando, ahí las piernas te pueden decir basta y así lo he vivido hoy, hecho que me ha llevado a sufrir durante kilómetros como nunca antes lo había hecho y es ahí donde he sido consciente de lo que les lleva a algunos a desfallecer en meta.

Todos tenemos nuestra guerra, puede ser algo que para ti o para mi no signifique nada, pero para el si, para el es una lucha, para el puede suponer un antes y un después en su vida, no sabemos la razón por la que se deja la piel hasta entrar en meta, tal vez ni tan siquiera el la sepa, yo hoy no la sabía, no entendía la razón por la que seguía bajando de lado sin doblar las rodillas en la absurda creencia de que así no me dolerían las fascias o como se diga. Aún ahora, en casa, descansado, se me inundan los ojos recordando el dolor y la impotencia de no poder correr ni tres pasos seguidos, pero de repente recuerdo los últimos metros, los últimos minutos con mi pequeña en brazos y mi mujer, familia y amigos animando desde el otro lado de la valla...

Y entonces si, ahí si que se me inundan los ojos, esa es mi razón, esa ha sido mi lucha, mi guerra, porque todos somos guerreros, hemos tenido la suerte de nacer en un momento y lugar envidiables, tenemos la fortuna de poder correr, de poder disputar estas carreras, de simplemente andar, de elegir, de vivir, por eso nuestro adn nos pide luchar contra el mas bravo y letal de los enemigos a los que te puedas enfrentar, contra nosotros mismos y esas batallas son las mas duras, no hay opción, hay que luchar, no olvidemos que en otro tiempo fuimos supervivientes, eso se quedó ahí, grabado a fuego en nuestra mente y solo en ciertas situaciones es cuando sale a flote, anula cualquier posible raciocinio y simplemente sigues corriendo.

Por eso ahora, cuando vea esos vídeos de gente desfalleciendo en meta, jamás volveré a faltarles el respeto diciendo que "Yo no lo entiendo, como se la juegan así si no van a ganar" porque ahora entiendo que "ganar" es un término relativo, ganar que? tal vez "el o ella" no luche por ganar la carrera de ese día, tal vez su carrera venga de tiempo ha, es posible que entrar en meta para esa persona represente mucho mas que una simple meta, así que, desde aquí quiero pedir disculpa a todos esos titanes, desde aquellos que rompen la cinta al entrar, como a los que entran andando tras cinco horas al sol por los montes de la zona, que también hay que hacerlo, porque...


Todos son guerreros y guerreras.


Un saludo, nos vemos en los caminos.



P.D.- Mi mas sincera admiración y respeto a esa escoba de la Roller Master que hacen su función sin rechistar lo mas mínimo.
Publicar un comentario