miércoles, 8 de julio de 2015

Ciclismo, el deporte mas duro del mundo

Hace un par de días tuvo lugar la tercera etapa del Tour de Francia, discurrió entre Anvers (Amberes) y el Muro de Huy, tremenda y preciosa etapa de no ser porque a falta de 50 kilómetros de llegar a la línea de meta, los ciclistas sufrieron una dura y masiva caída en la que se vieron afectados muchos corredores, con varios abandonos entre los que se encontraba Fabian Cancellara, que si bien, el abandono de cualquier miembro del pelotón es una pena, no contar con una figura de la talla de Cancellara apena sobremanera.



Pero hoy no vamos a hablar de como están transcurriendo la ronda gala, de la merecida victoria de Purito en Huy o de la tremenda y tremenda etapa que disputaron ayer, etapa con bastantes tramos de pavé lo cual se traduce en nervios, esfuerzo y espectáculo, mucho espectáculo. Hoy estamos aquí para hablar de héroes.


Héroes que integran el pelotón ciclista de mayor calidad que hay en el planeta, quienes como en tantas otras ocasiones, han demostrado estar hechos de otra fibra y os pregunto:


¿Cuantos deportes o deportistas conocéis que terminen una etapa de mas de 150 kilómetros con múltiples heridas y magulladuras, he incluso alguno con alguna fractura?


No quiero pecar de condescendiente con los ciclistas, que lo soy, pero es que tenemos que tener en cuenta varios factores a la hora de valorar, si se me permite el lujo de la expresión, el "factor de heroicidad" puesto que en muchos otros deportes la gente cae, se lesiona o daña, sufre y sigue, pero en cuantos tienes prohibido medicarte para acelerar el proceso de cura, como suelen hacer deportistas de elite infiltrándose para que su "Super cuerpo" se regenere, o cuantos a la primera de cambio se retiran por un leve dolor, no solo hablo de fútbol, lo digo por otros muchos.

Es innegable que el ciclista está hecho de otra pasta, fruto de kilómetros y kilómetros de sufrimiento bajo todas y cada una de las inclemencias del tiempo que se te puedan pasar por la cabeza, no olvidándonos de que a ello habría que sumarle el factor riesgo inherente al asfalto que es el conductor, ese depredador que acecha en la sombra al ciclista  confiado, pero eso es material para otro día con mas tiempo y tranquilidad, no es momento de comenzar a soltar improperios a diestro y siniestro.

Para finalizar lo dicho, estas letras no eran mas que mi granito de arena en agradecimiento a esos héroes del asfalto que nos regalan tantos y tan bonitos momentos de auténtico espectáculo.

Saludos








Publicar un comentario