martes, 3 de junio de 2014

Quixote Trail Challenge

La verdad es que nunca pensé que llegaría el día en el que me enfrentara a una prueba tan bonita y exigente a su vez, así es la Quixote trail challenge, una carrera de cuarenta y nueve kilómetros que no te deja indiferente. Hablamos de la última de las tres etapas de lo que conforman la prueba, tres distancias, cuarenta y nueve, sesenta y por último cuarenta y nueve kilometros y quinientos metros, todos y cada uno de ellos por una entorno espectacular y ascendiendo varias cimas de mas de mil quinientos metros, eso es la Quixote Legend.

Ni estaba bien física ni mentalmente para una prueba de este calado y es que el tiempo estimado de ruta ascendía a mas de siete horas, no estaba preparado. Mi suerte fue que un gran corredor, mi cuñado, me ofreció correr en equipo y ahí que nos apuntamos, imaginaros, un crack como compañero de equipo durante mas de siete horas corriendo por la sierra.
 Podría hablar de los fallos que cometimos en la salida, literalmente los últimos; podríamos hablar de mis problemas de rodillas durante los últimos cinco o diez kilómetros, podría hacerlo de los problemas estomacales y del dolor que sufría mi cuñado debido a su lesión en el pie, pero no, prefiero hablar de la lección magistral que me dio mi cuñado, ver a gente pasandole uno detrás de otro, no es plato de buen gusto para quien está acostumbrado a ir delante, pero supo desconectar y disfrutar de la carrera, tiró de mi por los tramos mas duros y supo buscar las palabras para animarme cuando mi cuerpo dijo "hasta aquí hemos llegado"

De la carrera que decir? Me quedo con un senda que recorre un valle impresionante por el que todo al que le pregunté me dijo lo mismo "precioso pero durísimo" era majestuoso, no acababa nunca y para postre una lenta ascensión hasta un pico a mil quinientos sesenta metros, impresionante, allí nos esperaba un miembro de la organización y su tienda de campaña, que grande!!! Un aplauso a la organización!! De hecho en si, uno de los momentos mas emotivos fue la entrega de un trofeo a uno de ellos que aguantó viento, lluvia e incluso granizo a mil seiscientos metros el día anterior, brabísimo.

En esta ocasión he aprendido que prácticamente nadie nace para esto, que sin esfuerzo no hay recompensa y sobre todo el significado de un concepto "relación amor odio" eso es lo que siento por este deporte y es que hablamos de en mi caso, casi siete horas, pero no olvidemos que hay mas gente, cierto es que algunos corren muy rápido pero... Y esos luchadores que lograron su meta, como es el caso de mi amigo Javi, en ocho horas y media, se dice pronto pero pensadlo, mas de ocho horas bregando con y por la montaña, y nueve e incluso diez horas, increiblemente admirable, mi mas sincero respeto.

Lo mas irónico de todo es que repetiré y si mi cuerpo me lo permite la haré entera, las tres etapas... Es la locura que envuelve este deporte y otros muchos, duele, sufres, piensas en la rendición pero cuando has alcanzado el objetivo te sobrecoge una sensación de satisfacción difícilmente explicable.
Lo único que eché de menos fue a mi peque y mi querida mujer en meta para darles un besazo, pero esta vez no pudo ser... eso si, desde casa animaban!!! Gracias!!! Y gracias a mis amigos y compañeros que se acordaron y molestaron en animar, cada uno a su estilo jejeje se agradece.

Y hasta aquí mi paso por la Quixote Legend, no nos rendiremos jamás, sé que debo correr mas, sé
que puedo correr mas... Pues correré mas.



Saludos zagales y zagalas.
Publicar un comentario