sábado, 12 de abril de 2014

Un poco mas sobre La Ruta de las Fortalezas

Por circunstancias que no alcanzo a comprender, la anterior entrada de este humilde blog en el que relataba brevemente mi paso por la Ruta de las Fortalezas de este año, ha sido eliminada, supongo que algún error desde alguno de los aparatos que utilizo para conectarme y escribir todo lo que me viene a la cabeza en la intención de crear un buen artículo para compartir y que al final se quedan en el borrador porque no lo veo lo suficientemente bueno como para que disfrutéis en mayor o menor medida. 

Es por ello que voy a tirar otra vez mi bolsa contenedora de miles de letras encima de la mesa a ver que resultado dan, esta vez no voy a hablar de mi, yo, egocéntrico ser que escribo en mi blog, voy a hablar de otros, vosotros, tu, que lo intentaste con todas tus fuerzas y por razones que te superan no pudiste terminar, voy a hablar de ti, que hace tres días empezaste a correr por practicar algo de deporte e incubaste en tu interior una semilla de motivación que ya quisieran muchos pros para sus carreras. También voy a hablar de ti, estrella del rock local, que en un cambio radical decidiste sustituir las zapatillas de fútbol por las de correr y mira donde estás llegando, cierto es que no fue tu mejor día pero, joder, te marcaste un carrerón amigo. Y que me decís del zagal? Hace dos días no sabía saltar con la bici y se cansaba corriendo por las salinas detrás de su hermana y ahora está entre los mejores de la zona, que no es poco, siempre con el respeto del que para mi, es uno de los que mejores motor tiene, siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo, tiene un don para sufrir, es casi inagotable, aunque fuentes cercanas me confirman que alguna vez a hincado la rodilla en el suelo, pero igual que para ello muestra infinita humildad, de igual manera la muestra tras alzar los brazos en la linea de meta y posteriormente subirse al podium, nunca pierdas esa humildad querido amigo de tantas y diversas batallas. También significó mucho que tu me mandaras el primer whatsapp para preguntarme como me había ido. Y a ti, que aunque no pudiste estar, se que siempre has disfrutado en todas mis carreras. Sobre todo gracias a ti que me animas y empujas a que no cese en mi empeño de disfrutar de lo que hago y gracias por ese regalo cuya sonrisa en mi mente hace que los kms y el tiempo pase volado.

Este es mi pequeño y breve homenaje a aquellos que para mi también son héroes, si bien anónimos, se merecen tal galardón por el simple hecho de que muchos de nosotros no hemos nacido para pertenecer a élite pero luchamos como si lo fuéramos. 

El único "pero" que le he encontrado a mi paso por la Ruta ha sido no haber tenido la oportunidad de cruzarme con vosotros en algún sitio donde parar unos segundos, os aseguro que lo hubiera hecho para abrazaos y lo sabéis, es lo bueno de no luchar por la victoria, que disfrutas de la carrera como te plazca y en esos momentos en los que el cuerpo se libera de las armaduras para poder correr mejor, en los que tu cerebro solo piensa en correr, los sentimientos tienen vía libre para salir, y salen y es muy grande.

Por eso se me iluminaba la cara cuando tu me animabas desde el coche aquí y allí, por eso gasté las pocas energías que tenía para darte la mano e intentar abrazarte cuando me animaste antes de subir la atalaya y me diste un par de consejos, por eso lloré al entrar en meta con mi hija, porque parece que los sentimientos están a flor de piel en esos momentos, ¿por qué será? ¿Será por superarnos, por cumplir metas, por sentirnos libres, por dedicar tu cuerpo y mente solo y exclusivamente a un propósito?

No se cual será la razón pero solo puedo transmitir mi agradecimiento a todos los que hacéis que esto sea tan grande, solo es correr, montar en bici, escalar, escribir, estudiar... solo es algo que haces por que te gusta y que exista mas gente que lo comparta sin tapujos contigo no tiene precio, tanto delante como detrás de la barrera. 


Gracias y enhorabuena zagales y zagalas, nunca os rindáis!






Publicar un comentario