sábado, 12 de abril de 2014

Había pensado hacer una entrada describiendo todo el recorrido pero creo que la mejor manera de relatar es con el siguiente fragmento, espero que os guste.
"... Mi mirada se pierde en el asfalto, no me veo con fuerzas para levantar la cabeza, mirar y ser consciente de que tener que subir esa pequeña rampa para llegar al avituallamiento me está costando horrores, los gemelos me dan un breve aviso de calambres, miro el reloj, kilómetro 42 y pico, hace ya muchos kilómetros que sobrepasé la distancia máxima a la que jamás me he enfrentado, cierro los ojos soplo y vienen a mi mente palabras como "que hago aquí" "yo no estoy hecho para esto" "ni tan siquiera voy a entrar en buena posición"pero entre esas se cuela una imagen, mis mujer y mi pequeña esperando en la linea de llegada para poder cumplir uno de mis sueños, entrar con ella en brazos. La emoción me puede, con un nudo en la garganta saco un gel, me lo tomo, bebo y me digo sigue, sigue, sigue... así hasta que el sonido de unos altavoces me sacan de mi bucle mental, era la meta, el segundo corredor estaba cruzando la linea, Benjamin Gutierrez... irremediablemente se  me escapa lo que intentó ser un grito de alegría y quedó en un leve gesto debido al cansancio, se lo merece y mucho... Mi lucha sigue, última ascensión, me cruzo con mi cuñado, saco fuerzas de flaqueza para gritarle y animarle todo lo que pueda, su cara manifiesta ir al límite, una vez lo pierdo bajo el ritmo y paro a beber en el avituallamiento el resto hasta la meta está borroso, podría describirlo en una o en mil lineas, borroso sin mas, el siguiente recuerdo imborrable de mi mente es la cara de mi mujer pasando a mi hija por encima de la valla, sinceramente, he entrado en muchas lineas de meta, he hecho mejores y peores carreras pero... esta aventura no hubiera tenido sentido de no ser por esas dos personas que me esperaban en meta.
Gracia a todos los que nos animáis en estas locuras que nadie entiende, pronto mas.

Saludos zagales y zagalas.
Publicar un comentario