domingo, 14 de agosto de 2011

12 horas nocturnas Mundobici Cartagena

Doce horas para completar el máximo de vueltas posibles a un circuito de once kilómetros, así de sencillo, individual, por equipos de dos o tres personas, realmente y con la mano en el corazón, un verdadero espectáculo de sufrimiento. Un servidor eligió la modalidad individual por el hecho de plantearlo como un reto personal, dado que es la primera vez que me aventuraba en una prueba de este calibre y encima de noche, lo que le da un plus de dificultad.
Si bien es cierto que no podemos comparar directamente esta disciplina con ninguna otra, digamos que en tiempo de sufrimiento lo que mas se asemeja podría ser un "Ironman" siempre con el permiso de esos increíbles deportistas, ejemplo de dedicación y entrega. No podemos olvidar el punto que aportamos tener lugar el evento en horas nocturnas y discurriendo por un circuito precioso y duro, duro a mas no poder y mas cuando se van sumando las horas, las vueltas, el sueño...

Mi vivencia de los hechos ha sido digamos peculiar, empezamos con una vuelta perdida por llegar media hora tarde debido a circunstancias que bien lo requerían, lo primero es lo primero, una vez en la zona de carrera, surgen los problemas inerentes en no estar con tiempo suficiente para prepararte tanto tu como tu máquina, las luces no se acoplan bien al manillar, la gente seguí aventajando vueltas en mi contra, no conocía a mis rivales y desconocía en parte el circuito, reparo como puedo la "avería" y salgo como alma en pena, durante las primeras cuatro vueltas pedaleaba como si no hubiera un mañana, a ritmo endiablado intentando remontar y siendo consciente de que eso me iba a pasar factura y me la pasó. Terminando la cuarta vuelta decido parar a descansar comer bien y cambiar el cable del cambio trasero el cual, nunca mejor dicho, pendía de un hilo. Al llegar a la zona de mete y no ver ningún dorsal naranja me desanimo, pregunto a la gente y me comentan que han salido doce en mi categoría ¿donde están? ¿Realmente me han aventajado tanto? Mi cara era un poema, mi cuerpo no podía mas y solo han pasado unas horas, tres quizás, no lo recuerdo con exactitud, al ver mi estado de ánimo, mi cuñado y compañero de entrénos se acerca a la dirección de carrera y pregunta por mi posición, informandome de mi cuarta posición a dos vueltas de los que me preceden, ambos empatados a vueltas, uno de ellos un Señor de 61 años el cual parecí un tractor, a su ritmo pero un tractor. Con esa información y los ánimos de mi chica y mi hermana, decido seguir, total, son doce horas.

Entrando a la explicación del circuito solo decir que tenía de todo, zonas técnicas que a la luz de una linterna asemejaban ser el doble de difíciles, la subidas al no divisar el final se hacen largas, muy largas.

En la séptima vuelta aproximadamente, noto una sensación que no me gusta nada, al intentar subir piñones me faltaba fuerza en una mano, no podía subir piñones, era necesario soltar el manillar para poder accionar al maneta, inmediatamente decido que la próxima media hora iba a transcurrir sentado en una silla comiendo y bebiendo tranquilamente... continuará
Publicar un comentario