miércoles, 23 de febrero de 2011

Contra que... Contra quien... Para qué...???

He decidido hacer esta entrada en mi "blog abandonado" puesto que estoy leyendo un libro, bueno dos, en realidad son varios, casi tantos como series pero en fin, en uno de ellos el autor expone el porqué de su continuo entrenamiento, solo comenzar el libro te engancha y percibes lo que te aportará nada mas terminarlo, así que escribo esto al comenzarlo y veremos a ver si acierto...

Todos los que en mayor o menor medida practiquéis algún tipo de deporte estareis de acuerdo conmigo en las preguntas que dan título a este modesto y simple texto. Y es que en cuantas ocasiones se os ha planteado sin mas alguna de ellas? A mi miles, no solo provenientes de la gente, también de mi mismo. Pues he llegado a una respuesta, se que no soy el mejor deportista que conocéis, ni el mas fuerte ni el mejor ejemplo, pero me considero un gran amante del deporte y con experiencia y razón suficiente para confirmar mi redacción.

Es simple, un día te levantas y sientes en tu interior una llamada, un ansia de romper con todo, de superar todas las marcas establecidas, vislumbras un futuro prometedor en la andadura que estás dispuesto a emprender. Levantas la persiana y al observar un fantástico amanecer te calzas y echas a correr, en mi caso fue un gran día en el que decidí salir con la bicicleta por primera vez, pero en concepto es lo mismo ergo hablaremos de correr.

Te planteas una meta y luchas hasta el final a por ella, es cierto que desde la primera zancada eres consciente de no ser el mejor del mundo, ni de tu país, es mas, tal vez no seas ni el mejor de tu calle, no piensas en eso, solo comienzas a entrenar. Pasados unos años, has mejorado tus marcas propuestas, empiezas a competir, te salen rivales y compites contra ellos, unas veces ganas, otras no.

Y llega el día, el punto de inflexión, aquel en el que, o sigues o lo dejas, has visto la realidad:

No eres bueno!!! No eres nadie!! No vas a vivir de esto!!
Aunque fueras el mejor de tu ciudad, fuera hay cientos, miles como tu!!!!

En ese momento empieza la guerra mas dura, pero no contra ningún nadie, solo contra ti mismo, ya que nunca encontrarás mejor rival, jamás nadie te seguirá tan de cerca.

He aquí la respuesta a tantas preguntas, entreno porqué quiero superarme a mi mismo, solo quiero correr un poco mas rápido, con mas fuerza la próxima vez que mi corazón esté a punto de estallar. No necesito ser el primero, solo quiero hacerlo mejor, si mañana subo esto y me sobra una simple bocanada de aire querrá decir que si uso esa misma podré ir mas rápido, disfrutando cada vez mas de mis límites, del fruto de un trabajo bien hecho.

No necesitas que nadie apruebe tu intención, solo tienes que segregar esa dopamina que hará sentirte mejor, llegarás sonriente al trabajo, dormirás como un niño por la noche, sabiendo que tienes la oportunidad exprimir al máximo tu cuerpo y lo estás haciendo.
Por eso cuando veo a mis amigos competir los animo como si no hubiera un mañana, como si fuera el campeonato del mundo, del universo!!!!

Así que recuerda, no compitas contra nadie, compite contra ti mismo, disfruta de cada momento, mañana será tarde y lo mas importante, eres tu mejor rival.

Publicar un comentario