viernes, 5 de marzo de 2010

Tiempo de cambios...

Esta mañana me he levantado pensando en que me iba a ir con unos amigos a escalar todo el fin de semana, pero no va a poder ser, necesito este fin de semana para hacer ciertas cosas, los que viváis solos me entenderéis perfectamente. Al margen de esto, he estado en uno de esos ratos para mi bastante mágicos, recapacitando en el sofá, en el mas absoluto de los silencios, me encanta... he llegado a varias conclusiones, una de ellas es...

Mi cuerpo me pide que vuelva a montar!!!!



Actualmente vivo enamorado de un deporte, me encanta, me apasiona, todo lo que le rodea me hace vibrar, cada uno de sus movimientos, lances, bloqueos, la siguiente presa, chapa, cae, reunión todo, todas y cada una de estas palabras hacen que en cuanto las escucho mi mente directamente vuela a una vía, un bloque o simplemente un plafón del roco, pero en mi cabeza lleva rondando algo ya bastante tiempo, solo hay una cosa que eclipsa esta "relación" y es mi relación amor odio con la bicicleta.

Maldita sea!!!! Si voy por la calle y veo una bici y se me para el puto mundo!!! anhelo esa sensación de notar el viento en tu cara bajando por un monte o una carretera, viendo el paisaje, nunca lo suficientemente rápido como para pasar detalles por alto pero si lo suficiente para darle esa sensación de libertad, esa sensación en tus piernas de que el lactato te está destrozando, te quema, pero todavía puedes mas, porque sabes que das mas, que tu corazón todavía no ha reventado, aprietas los dientes y a muerte hacía arriba, tras ese amigo que te saca escasos 30 metros de ventaja, está mucho mas fuerte que tu, pero como dice un sabio amigo mío "la raza es la raza", a lo mejor no tienes fuerzas para volver, pero sabes que si lo alcanzas el primero que te felicitará es el. Echo de menos esos momentos de descanso comiéndote un plátano o una simple onza de chocolate a la sombra de cualquier arbolito, mejor sitio imposible para compartir un aperitivo.

Se que a muchos les chocará, esos me conocen de relativamente poco tiempo, pero los que me conocen de hace años saben lo que ha significado para mi la bici y lo que sigue significando, tal vez he madurado lo suficiente como para no querer ser el mejor del mundo jajajajaj recuerdo aquella conversación con Javi, te acuerdas? a los master 30 campeones del mundo jajajajaj y mira, nos ha pasado lo mejor, seguimos en nuestras simples vidas, con preocupaciones habituales, viviendo, que no es poco y tenemos mucho que agradecer.



Con todo esto solo quiero decir que noto que es tiempo de cambios, que algo dentro de mi me tira, me pide volver, me pide sentir ese aire en la cara, no voy a ser el mismo de antes pero... en realidad me da igual.

No pienso dejar de lado la escalada, jamás, gracias a ella vi la luz al final del túnel y lo considero uno de los deportes mas nobles que he conocido, no hay mas, tu y la roca, seguiré a tope siempre, pero tal vez volver a montar me haga ver las cosas desde otra perspectiva.
Cuando veo el ímpetu y la rabia con la que escalan algunos de mis amigos me doy cuenta de que nunca lo haré igual y sabéis porque??
Porque mi corazón está domado, está entrenado en el mas duro de los campos de batalla, todas y cada una de las fibras de mi cuerpo están preparadas para dar el 200% cuando ya no pueden mas, en subidas inacabables, largas y empinadas rampas, por lo que nunca sabrá volcarse igual en otra cosa, solo sabe darlo todo encima de la bicicleta, esa rabia e ímpetu que contemplo en ellos claro que la he sentido y la he mostrado pero... encima de la bici, sintiendo ese placer que sienten ellos y ¿porqué voy a negarme ese placer? si hace muchos años dije que montaría hasta los últimos días de mi vida...

Era cuestión de tiempo.
Publicar un comentario