jueves, 10 de septiembre de 2009

El arco de Amalia


Hay un lugar en mi ciudad, que es especial, tal vez para nosotros los escaladores lo sea un poco mas, pero dicho lugar por si solo tiene algo. En el puedes disfrutar como un niño y meditar como el mas sabio de los ancianos.

Sus aguas suelen estar limpias y transparentes, el fondo está lleno de vida, aunque poco a poco la contaminación hace su trabajo, pero ahí sigue luchando, los atardeceres desde allí te permiten estar hasta última hora y si lo visitas un día con el agua tranquila entenderás lo que es la paz, puede sonar un poco sensible pero es cierto.

No tengo muchas fotos escalando y quizás esta sea en la que menos cuenta la escalada, pero creo que es la mas bonita que me han echo y creo que será difícil mejorar...

Publicar un comentario